Tecnología andaluza para monitorizar la salud de los cultivos y mejorar la productividad

Tecnología andaluza para monitorizar la salud de los cultivos y mejorar la productividad

 

Publicado el 19-04-2019 vía ABC de Sevilla

La empresa tecnológica sevillana Soltel Group ha desarrollado una plataforma digital para la gestión agraria que permite monitorizar y controlar la salud de los cultivos.

 

La firma tecnológica Soltel Group, con sede en la Isla de la Cartuja de Sevilla, ha desarrollado una plataforma digital de gestión agraria, en formato web y móvil, para controlar la salud de los cultivos, que incluye tres funciones básicas: monitorizar el estado de maduración del fruto para poder cosechar en el momento óptimo, predecir la productividad desde las fases tempranas del cultivo y controlar las plagas y enfermedades.

Los orígenes de esta plataforma se encuentran en el proyecto Sacrops,ya finalizado y cofinanciado parcialmente por fondos europeos Feder, cuyo objetivo era «desarrollar un prototipo para optimizar la gestión del olivar aprovechando las ventajas aportadas por las innovaciones tecnológicas más recientes en el sector, como son la teledetección mediante imagen avanzada, el uso de sensores en campo (Internet de las cosas, comunicaciones M2M) y la aplicación de técnicas Big Data para elaborar modelos de predicción, todo ello hospedado en la nube», declara Carmen Fernández, responsable de proyectos del sector agro en Soltel Group.

El sistema combina diferentes tecnologías de sensorización remota para monitorizar los cultivos, incluyendo sensores de campo para medir las condiciones del suelo, el aire y las plantas, y una plataforma basada en tecnología hiperespectral para detectar características físicoquímicas (madurez, grados brix, etc.)

Todos los datos recogidos por estos medios se almacenan y son analizados por un sistema inteligente que permite la detección temprana y el diagnóstico de los síntomas habituales de las plagas y enfermedades más comunes del olivo. De esta manera se pueden aplicar rápidamente los métodos apropiados de control y minimizar las pérdidas en la explotación, además de reducir el uso de fitosanitarios y su impacto tanto en la calidad de los productos de la aceituna (como el aceite de oliva) como sobre el medioambiente.

Un proyecto que busca continuidad, ya que «estamos ahora buscando financiación para desarrollar un prototipo comercial y poder ofrecerlo como servicio a cooperativas y técnicos de explotaciones», subraya Carmen Fernández.

Otros cultivos

Mientras llegan los fondos, Soltel no quiere que este conocimiento quede archivado, por lo que está participando, junto a distintos partners, en dos grupos operativos en los que está adaptando la plataforma digital de gestión agraria al cultivo de la viña y al tomate de industria.

Así, el grupo operativo Sigvit pretende implantar un sistema de gestión de las parcelas vitivinícolas mediante una aplicación que permita la recopilación de información sobre labores realizadas, incidencias de plagas y enfermedades o insumos utilizados, además de conocer el histórico de productividad y la evolución de la maduración de la uva mediante imagen hiperespectral antes de vendimiar.

En el mismo sentido, el grupo operativo Smartom, busca optimizar el uso de agroquímicos y otros insumos en el cultivo de tomate de industria, mejorando la calidad y facilitando la gestión integral del ciclo de cultivo operando sobre diferentes procesos críticos tales como el estado sanitario, el riego, la fertilización y la recolección basándose en el punto de maduración óptimo.

Todo ello se gestionará mediante una plataforma que dé soporte a la decisión en los procesos clave, consiguiendo así una mejor productividad para los agricultores y un cultivo más sostenible.

Ambos programas operativos, cofinanciados por fondos europeos de desarrollo rural (Feader), están empezando, por lo que está previsto que Sigvit finalice en este año 2019 y Smartom en 2020.

.